Reflexiones

El tiempo es oro… y no lo sabía.

Hasta hace 2 años y medio el tiempo me sobraba. Queda mal decirlo, lo sé. Podía dormir más de 10 horas, pasar la tarde viendo la tele y hasta leía algún que otro libro. Tenía demasiado tiempo y no me preocupaba de no gastarlo bien. Por aquel entonces, no me imaginaba lo que iba a arrepentirme.

Cuando nació Silvia, los primeros meses, mi vida era una especie de bucle infinito: biberón, dormir, biberón, paseo, dormir… baño, biberón, dormir. El tiempo no pasaba a velocidad normal. Iba más lento. Mientras Silvia dormía me daba tiempo a hacer de todo en casa (aunque a veces el cansancio me pudiera).

Pero cuando me tuve que incorporar al trabajo (el primer curso en reducción de jornada y este curso en jornada completa) las cuentas ya no me salían. ¿Qué había pasado con todas esas horas de más que tenía el día? Al principio me agobié  bastante, de ver que no llegaba a todo; pero, al final entendí que no hacía falta llegar a todo, que no soy superwoman.

Lo más curioso es que ahora, con menos tiempo, hago más cosas que antes. La necesidad que tengo que aprovechar cada minuto del día, hace que salga más, tenga más objetivos, me organice para hacer ejercicio y me de tiempo a ver mis series favoritas. Podría decirse que he aprendido a gestionar mejor mi tiempo.

Y ahora, echo la vista atrás y me doy cuenta de la de noches en el sofá que podrían haber sido cenas en restaurantes, tardes aburridas que podían haberse convertido en planes divertidos o fines de semana sin grandes expectivas que podrían haber sido escapadas exprés.

Pero eso lo veo ahora, que mi tiempo y mis movimientos están más limitados. Va a ser verdad eso de que “no te das cuenta de lo que tienes hasta que lo pierdes“. Ahora desearía poder volver atrás y recuperar el tiempo perdido, hacer ese curso de caligrafía que tanto me gustaría y que ahora veo imposible; salir más, ir más al cine… aprovechar cada segundo. Que el tiempo no vuelve.

Lo que no quiero que me pase ahora con el tiempo, es desperdiciar el de Silvia. Que si mi tiempo vale oro, el suyo es un diamante, y de los gordos.

Anuncios

3 comentarios sobre “El tiempo es oro… y no lo sabía.

  1. Cuanta razón!!! Yo aún no me organizo del todo y eso que no he tenido que volver al trabajo, pero es que a veces ni el blog saco adelante, entre el cansancio y mi princesa, la casa, etc no sé si es que me tengo que adaptar aún. Un beso guapa 😘😘

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s